Spanish Arabic Dutch English French German Italian Japanese Russian

Con motivo del 24 de septiembre, Día de la Merced, Patrona de Instituciones Penitenciarias, ENLACE denuncia las importantes carencias sanitarias que sufren las personas presas y reconoce la labor de las personas y entidades sociales que dedican su tiempo a mejorar la calidad de vida y perspectivas de inserción de la población penitenciaria, como la Federación Provincial de Drogodependencias “Liberación”, que recibirá mañana la Medalla al Mérito Social Penitenciario por su intervención en el Centro Penitenciario de Sevilla I.
 
            Las muertes en prisión han aumentado un 42,9% en 2018 y las prisiones andaluzas son las que registran más fallecimientos por causa de drogas. En 2018 se registraron 62 fallecimientos por adicción a estupefacientes en las cárceles españolas, frente a los 28 de 2017. Muchas de estas muertes se deben a sobredosis por consumo de drogas adulteradas y por la escasez de programas de deshabituación. Debemos señalar, también, el importante número de suicidios, muy relacionados con los problemas de salud mental entre la población penitenciaria, y lamentar que todavía siguen falleciendo personas con SIDA en prisión.
 
Las personas drogodependientes, procedentes de entornos de exclusión social, siguen siendo el perfil mayoritario en nuestras cárceles. Estas personas han cometido en su mayoría delitos no violentos contra el patrimonio (robos y hurtos) o contra la salud pública (menudeo de drogas), delitos cuya raíz está en la tremenda desigualdad y pobreza que existe en nuestra región, con más de un 37% de la población en riesgo de exclusión social. En el caso de las mujeres presas, es muy habitual encontrar concurrencia de violencia de género y abuso de sustancias, lo cual hace aún más claro el vínculo entre problemáticas sociales estructurales que acaban teniendo consecuencias penales. 
 
Desde ENLACE se está potenciando la atención a las personas drogodependientes en prisión, mediante un Programa Marco Andaluz, financiado por la Convocatoria IRPF de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través del cual se realizan talleres de prevención de sobredosis, de prevención de recaídas, de preparación para la vida en libertad y de habilidades sociales para personas con patología dual en varias cárceles andaluzas. En palabras de Antonio Escobar, presidente de ENLACE, “conocemos de primera mano la situación de los centros penitenciarios andaluces y queremos reivindicar mayor implicación a todas las Administraciones Públicas para que se cumpla el principio constitucional de reinserción. Las prisiones dependen de la Administración General del Estado, pero los derechos de las personas presas andaluzas son competencia, también, de la Junta de Andalucía y de las entidades locales pues, ante todo, las personas en prisión siguen siendo ciudadanos y ciudadanas de nuestras ciudades y pueblos. Además, construir un sistema penal más justo y eficaz beneficia a toda la sociedad, porque implica menos reincidencia y mayor seguridad”.
 
ENLACE plantea las siguientes propuestas dirigidas a lograr una Andalucía más solidaria:

- Que la Consejería de Salud y Familias incremente sus esfuerzos para asumir las competencias en Sanidad Penitenciaria, tal y como han hecho País Vasco y Cataluña, y como exige el cumplimiento de la Ley 16/2003 de Cohesión y Sanidad del Sistema Nacional de Salud.

- Que la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local ponga en marcha y financie adecuadamente mecanismos de Justicia Restaurativa, como la mediación penal, que permitan una solución pactada de los conflictos, que repare el daño causado a la víctima, responsabilice a la persona infractora y pacifique a la sociedad.

- Que la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación siga financiando programas para la reinserción de personas reclusas, pues son una apuesta por la cohesión social al trabajar con las personas más desfavorecidas de nuestros barrios.