Spanish Arabic Dutch English French German Italian Japanese Russian

Prevención

El consumo de drogas en España es un hábito muy extendido entre la población en general, que afecta a todo tipo de clase social y edad a partir normalmente de los 14 años (Encuesta Bianual sobre Alcohol y Drogas en España 2017-2018.  EDADES)

Alcohol, tabaco, cannabis e hipnosedantes son las drogas que consumen un mayor porcentaje de jóvenes de 14 a 18 años y las de inicio más temprano. En este grupo de población, el consumo de drogas legales (tabaco, alcohol e hipnosedantes) es ligeramente mayor entre las chicas ( Encuesta Bianual sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias 2018-2019. ESTUDES)

Pero no debemos de olvidarnos de las adicciones sin sustancias, sobre todo las relacionadas con el uso/abuso de móvil-videojuegos y el juego tanto online como presencial. Según el Plan Nacional de Drogas el 21% de jóvenes entre 14 y 18 años tiene un uso compulsivo de internet y juega a juegos de azar on line ( 6,4% ) y presencial ( 13, 6% ) en uno de los tantos salones de juego que han aparecido sobre todo en barrios y zonas más vulnerables y con una población con menos recursos.

La infancia y juventud son las etapas que más influencia tienen en nuestra vida. En éstas se asientan las bases de lo que más adelante seremos como personas adultas y en ellas adquirimos los valores y principios que determinarán nuestra conducta, tanto de manera individual como social, por eso, desde la asociación ACAT desarrollamos un programa de prevención, integral, continuo y evaluable, en consonancia con el III Plan Andaluz Sobre Drogas y Adicciones ( PASDA ) dirigido a menores a partir de 6 años, cuyo objetivo general es evitar el consumo y/o retrasar la edad de inicio al consumo de diversas sustancias psicoactivas así como de otras actividades susceptibles de convertirse en adicciones, a través de 3 pilares fundamentales:
 
  • El/la propio/a menor:  Potenciando los factores de protección, centrándonos en el refuerzo educativo y en el ocio sano y constructivo y disminuyendo los factores de riesgo, promoviendo actitudes y hábitos de vida saludables, prestando especial atención a las diferencias entre chicas y chicos.

  • La familia: Fortaleciendo la capacidad de las mismas como agente de prevención, potenciando las habilidades necesarias para alcanzar un estilo educativo que fomente actitudes responsables y autónomas en hijas e hijos.

  • El entorno: Promoviendo actuaciones preventivas desde el ámbito comunitario y potenciando la participación coordinada de otros agentes municipales-provinciales.

Aunque no todas las personas que consumen drogas llegan a tener un problema de adicción o una relación problemática con ellas, las características personales, familiares y socio-culturales de la mayoría de  jóvenes con las/os que trabajamos;

-Desconocimiento de actividades de ocio y tiempo libre saludables, y existencia de una mala planificación.
-Roles y funciones parentales y filiales distorsionados o desaparecidos.
-Cercanía a los problemas de toxicomanías (parentesco directo y vecindad)
-Ubicación de viviendas en los barrios más problemáticos
-Falta de habilidades para la adquisición de nuevos conocimientos
-Falta de hábitos de trabajo y técnicas de estudio
-Baja autoestima e inseguridad
-Desestructuración familiar
- Absentismo y/o fracaso escolar
-Riesgo de normalizar el consumo de drogas

Hacen que apostemos por un conjunto de actividades anual que fomenten la adquisición de valores como herramienta fundamental para evitar adicciones, siendo la formación, la principal apuesta y el mayor factor de protección que trabajamos desde nuestra asociación.